Sus primeros pasos

Si tu bebé está dando sus primeros pasos y no sabes como ayudarle te sugerimos que leas este artículo.

Tal vez, junto con la salida de los dientes, los primeros pasos de nuestro bebé sean un hito que recordaremos para siempre con ilusión e incluso con nostalgia. Significan un cambio de etapa, el inicio de la transición de bebé a niño/a.

Primero gatean, luego empiezan a hacer equilibrismos intentando ponerse de pie y por último se lanzan a la aventura del caminar. Ellos, despojados del miedo, y nosotros los adultos, con un cóctel de emociones que van desde la satisfacción hasta la intranquilidad.  

Aprender a gestionar nuestras emociones durante las diversas etapas de crecimiento de nuestros hijos y familiares es fundamental para ayudarles a avanzar. A continuación te dejamos un listado de consejos que pueden servirte de ayuda.

Recuerda que cada niño/a tiene su ritmo y lo más importante es acompañarle sin presiones ni miedos.

El gateo es importante en la fase previa a los primeros pasos. Ayuda al desarrollo de la psicomotricidad y les aporta confianza.

No fuerces al niño/a a ponerse de pie. Los hacen de forma instintiva cuando están preparados.

El espacio es fundamental. Proporciónale un lugar amplio y seguro, libre de objetos punzantes o peligrosos.

Evita que utilice calcetines que le hagan resbalar.

Cógele de las manos para que se sienta más tranquilo/a.

Puedes potenciar su equilibrio proporcionándole puntos de apoyo que le hagan sentir seguro, como una silla, el sofá o tus propias piernas. Un buen ejercicio es ir poniendo estos objetos de apoyo cada vez un poquito más lejos.

Llama su atención con un juguete o con tus brazos para que intente acercarse.

Busca una caja a su altura e incítalo/a a meter y sacar objetos, esto incentiva que se ponga de pie y poco a poco gane equilibrio y confianza.

Si se cae o tropieza no te asustes, al menos él o ella no deben notarlo  Es difícil, pero se consigue con práctica.

Sonríe y celebra cada pequeño logro. Hazle saber que caminar es seguro. Transmítele confianza.

Igual que para los adultos, un buen calzado es fundamental para el correcto desarrollo de los pies y la postura corporal en general. Los zapatos de preandante son la mejor elección para ayudar a que tu bebé gane equilibrio.  Gracias a su suela flexible y a su diseño ergonómico, que se ajusta perfectamente a los movimientos de pies y tobillos, los zapatos de preandante proporcionan una mayor estabilidad. (Puedes ver todos los productos disponibles en nuestra sección de calzado)

Estos pequeños consejos no son aplicables a todos/as los/las niños/as. Algunos tienen un desarrollo más lento. Si consideras que tu bebé tiene un retraso significativo en el desarrollo motor, no dudes en consultar con tu pediatra de confianza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.